“San Juan todo lo tiene, San Juan todo lo da” (24 de Junio, Naiguatá – Venezuela)

"San Juan todo lo tiene, San Juan todo lo da" (24 de Junio. Naiguatá - Venezuela)

Cada 24 de junio se celebra en Naiguatá, Estado Vargas (Venezuela), el día de San Juan Bautista Niño. Esta ceremonia que comienza al repique de los tambores a la salida de la Iglesia San Francisco de Asís, luego de las doce campanadas, es una fiesta para conmemorar al santo y agradecer todos los favores recibidos por los devotos que se van agrupando frente a la casa de los Corro Cáceres, quienes por más de cien años y varias generaciones han sido los responsables de darle morada y protección a la figura de San Juan.

Según cuentan las personas que viven en el pueblo, esta familia lleva aproximadamente unos 150 años cuidando la efigie del santo que al parecer fue hecha en España hace aproximadamente 400 años, con la intensión de que los esclavos no se juntaran en las celebraciones religiosas de los blancos, luego de que los colonizadores comenzaran a obligarlos a adorar a los santos católicos, abandonando sus deidades y sus creencias, del cual se presume que una de ellas era la figura de un niño. Al rehusarse a abandonar sus creencias, los esclavos negros comenzaron a colocar en sus altares la imagen común de San Juan Bautista y debajo colocaban la imagen de ese niño.

Don Juan del Corro, representante de la corona española y hacendado de Naiguatá, manda entonces a hacer (en España) la imagen de un niño, a la cual le llamaría San Juan y que al instante la Iglesia Católica rechazaría por parecerse a la figura del niño Jesús, la cual y hasta entonces, era la única imagen de un santo niño al que se le hacía veneración alguna.

Luego de dos siglos y al llegar la Guerra Federal, con los saqueos, Eloina Corro, sacó la imagen de la hacienda y la resguardó en su casa. Casa de la familia que hoy día aún se viste de tradición y se encarga de proteger al niño San Juan con sus dos kilos en ofrendas de joyas de oro, regocijado entre flores y a la espera de la danza de los que vienen a rendirle homenaje y respeto.

Para este 24 de junio de 2016, al entrar a la casa de los Corro Cáceres aún te puedes conseguir con la generación de turno, una señora hermana de la cacera que quedó al cuidado luego de que ésta falleciera hace poco más de un año y a su hijo que vela porque nadie vaya a llevarse ninguna prenda de oro que viste al santo. La celebración que cuenta con un volumen bastante considerable de personas se lleva entre aguardiente (guarapita) que venden en el pueblo, las risas y bailes al son de los tambores.

 

Entrar en la casa es toda una aventura, hay tanta gente frente a ella que llegas entre olas de movimientos que se despega de los bailes de cintura y alguno que otro empujón para hacerse camino. Al llegar, y respirar (de nuevo), ves este enorme altar lleno de rosas rojas y blancas, entre otra cantidad de flores de todo tipo. El color rojo, señal de la sangre derramada por lo esclavos, es el color que viste la mayoría. Las mujeres algunas con faldas floreadas y los hombres con pantalones blanco. Las personas llorando a los pies de San Juan, da gracias y bailan para él.

 

Esta tradición, que durante siglos fue llevada de una generación a otra, habla del importante reconocimiento no sólo de la lucha por la emancipación de los esclavos sino sobre la libertad de culto y la disposición de un pueblo en combatir contra aquellos que pretendían acabar con sus creencias y posicionarse sobre la base de un sistema de dominación para el prevalecimiento único de su cultura. De esta manera, San Juan termina siendo una especie de híbrido entre los santos católicos y la deidad de los negros esclavos.

San Juan es una expresión viva heredada de nuestro antepasado histórico, trasmitida a las nuevas generaciones a través de los saberes populares y los rituales expresados en un único acto festivo que trasciende de las individualidades para convertirse en una comparsa colectiva de cantos alegóricos: “San Juan todo lo tiene, San Juan todo lo da”.

 

Je Rodríguez Mezerhane.

Tw@Jejito8

Ig: jrmezerhane

 

Evalúa este post

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *