“La rabia es un fuego inútil”

¿Y qué decir de la rabia? ¿Y qué decir con la rabia? La rabia es un fuego inútil, si no se la aprovecha para cocinar. Lo mejor que podemos hacer con la rabia, es el amor. Y terminaremos, vencidos y felices, o por lo menos, tranquilos, pero vencidos siempre. Hay que internarse en el cuerpo del otro, como en un bosque inconmensurable y gritar los gestos del amor. Desgarrarse la piel en cada abrazo, hasta desnudarnos por completo. Entonces, la rabia se convierte en una aproximación a la pasión, y podremos seguir viviendo. En el amor somos prójimos. Hagamos que el llanto se estampe en el sudor de los cuerpos, enlazados así, como representando el infinito; y que se escriban las palabras no dichas, con besos codiciosos y ojos apretados. No habrá necesidad de terapias complicadas, ni hospitales psiquiátricos. Bajen los puños, para que, convertidos en manos nuevamente, sientan la vida en los demás; que en este caso, es un cuerpo a punto de hervor. La redención puede empezar por tu boca. Aprovechemos pues, la rabia insensata, de lo contrario, todo será un fuego inútil.

Verónica E. Díaz

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *