El Concepto de Patrimonio Cultural y su Evolución

Sea cual sea nuestra aproximación al concepto de Patrimonio Cultural y sus distintas clasificaciones, siempre es bueno tener a la mano las definiciones básicas que nos permitan repasar o hacernos una idea útil, independientemente del nivel de interés que tengamos sobre el tema.

Lo cierto es que en nuestra época los asuntos relacionados con el Patrimonio Mundial o de la Humanidad, han adquirido un protagonismo indiscutible, basta con observar o escuchar un poco sobre los casos de “limpieza cultural” ejecutados por el Daesh en el oriente próximo (o medio) en lugares como Mosul en Irak o Palmira en Siria que, naturalmente, han ocasionado estupor en la opinión pública e impulsado acciones de rechazo y sensibilización como la campaña #UNITE4HERITAGE (enlace) promovida por UNESCO (sitio web).

Siendo así, compartimos aquí algunos conceptos y clasificaciones generalmente aceptadas sobre el tema:

 

Definiciones del Patrimonio Cultural y su evolución.

A grandes rasgos el término “Patrimonio Cultural” toma fuerza hacia mediados del siglo XIX, desde países como Francia o Italia. Con el tiempo dicho término se fue popularizando hasta llegar a cohesionar conceptos como el de patrimonio monumental, artístico o arqueológico, entre muchos otros.

Durante el siglo XX se fueron especializando dichos conceptos, incluso en las consideraciones legales de distintas constituciones en el mundo, que han generado un marco de protección para el patrimonio. No obstante, es a partir de 1954 en que las definiciones de la UNESCO comienzan a ser de uso común por su valor integrador derivado de los distintos programas, convenciones, recomendaciones y declaraciones de carácter internacional.

“Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural” de 1972 – UNESCO:

Son Patrimonio Cultural:

Los monumentos: obras arquitectónicas, de escultura o de pinturas monumentales, elementos o estructuras de carácter arqueológico, inscripciones, cavernas y grupos de elementos, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia,
Los conjuntos: grupos de construcciones, aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e integración en el paisaje les dé un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia,
Los lugares: obras del hombre u obras conjuntas del hombre y la naturaleza así como las zonas incluidos los lugares arqueológicos que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista histórico, estético, etnológico o antropológico.

Son Patrimonio Natural: 

Los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico, 
Las formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyan el hábitat de especies animal y vegetal amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico, 
Los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural. 

Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural – 1972(enlace)

 

Patrimonio Cultural
Calle Alfonso I. Zaragoza – España – Foto by andARTE @andartearte

Más adelante, en 1989 durante la Conferencia General del 17 de octubre en París, el programa de Preservación y revalorización del Patrimonio cultural define el Patrimonio Cultural, como:

el conjunto de testimonios, artísticos o simbólicos, transmitidos por el pasado a cada cultura y, por ende, al conjunto de la especie humana. Elemento constitutivo de la afirmación y enriquecimiento de las identidades culturales, y legado común de la humanidad, el patrimonio confiere sus rasgos característicos a cada lugar y es la memoria de la experiencia humana. La preservación y la valorización del patrimonio cultural constituyen por tanto la piedra de toque de toda política cultural”. (UNESCO)

Otros instrumentos convenidos como la “Carta de Cracovia 2000”, derivada de la Conferencia Internacional sobre Conservación (con el mismo nombre: “Cracovia 2000”), señala que:

El patrimonio es el conjunto de las obras del hombre en las cuales una comunidad reconoce sus valores específicos y particulares y con los cuales se identifica. La identificación y la especificación del patrimonio es por tanto un proceso relacionado con la elección de valores”. (Carta de Cracovia 2000)

Como es de suponer, los conceptos han ido evolucionado en su especificidad, por lo que se han agregado nuevas definiciones, algunas de ellas con mayor foco en la concepción antropológica de cultura, como lo es la definición de “Patrimonio Inmaterial”, que sin duda enriquece nuestra visión, así como las perspectivas teóricas y técnicas en el área.

 

La UNESCO define al Patrimonio Inmaterial como:

las prácticas, representaciones y expresiones, los conocimientos y las técnicas que procuran a las comunidades, los grupos e individuos un sentimiento de identidad y continuidad. Los instrumentos, objetos y espacios culturales asociados a esas prácticas forman parte integrante de este patrimonio. El patrimonio cultural inmaterial, transmitido de generación en generación, lo recrean permanentemente las comunidades y los grupos en función de su medio, su interacción con la naturaleza y su historia. La salvaguardia de este patrimonio es una garantía de sostenibilidad de la diversidad cultural. Por tanto ha de establecerse un necesaria relación dialéctica que existe entre el patrimonio material e inmaterial”. Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial (París 17 de octubre de 2003) [enlace]

Antes de finalizar este post responderemos a una pregunta que nos hacen frecuentemente:

 

¿Qué se entiende entonces por Patrimonio de la Humanidad?

En realidad estamos hablando del mismo tema, la denominación de Patrimonio Cultural como Mundial o de la Humanidad, es en realidad un título que la UNESCO confiere a bienes culturales o a un lugar específico de excepcional valor para la humanidad, su memoria, su identidad y su herencia para las generaciones futuras.

La obtención de este título depende de las postulaciones que los estados y países realicen y la evaluación que lleve a cabo el comité que rige sobre la materia. El hecho de que un bien o conjunto cultural sea declarado patrimonio de la humanidad, supone una especial lista de derechos, deberes y compromisos, que deben ser respetados institucionalmente en igualdad de condiciones.

 

En un próximo post hablaremos sobre las clasificaciones y tipos de patrimonio. Esperamos que lo comentado hasta aquí sobre el Patrimonio Cultural les resulte didáctico y provechoso.

 

Leonardo Hernández H. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *