«Desapareciendo»

Los callejones sin salida, caminas y caminas, el silencio te aturde porque la soledad los domina. Los pensamientos creciendo, desciendes por las escaleras de aquel pueblo y nadie te mira, crees estar pero no existe certeza, sólo aquellas luces que no son estrellas, tampoco velas, sólo algunos faroles, quizás algunos colores.

A lo largo de la calle vas desapareciendo, mirada baja, no tiene que ver con la vergüenza, es que no hay nada que capte tu aliento, todo es opaco y sombrío, de repente un suspiro, las ventanas lucen cerradas, nadie a tu vera, cuanta añoranza la compañía, alguien que te diga espera! Camino contigo! Cuantas tejas negras para casas vacías, cuantas puertas grandes para tan pocas bienvenidas, pero es tu sombrero quien guarda tus sentimientos, porque tu mirada, de nuevo baja, la guarda quien te dejó queriendo.

Jessica Rodríguez Mezerhane

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *