Comunicación Global, activador del Patrimonio Cultural

Museo Vaticano

En un post anterior hablamos sobre La Gestión del Patrimonio Cultural como Función decíamos que se trataba de un enfoque que integra tareas y procedimientos.

Con respecto a estos procedimientos hay que entender que alrededor del patrimonio interactúan factores físicos, valorativos y personales, sobre los cuales se pueden establecer algún tipo de peso relativo de forma diferenciada por medio de la comunicación, la interpretación o la didáctica.

De esta forma, al hablar de comunicación del patrimonio cultural, se hace referencia a un proceso articulador de acciones y mensajes cuyo resultado debe ser la visibilidad y la comprensión de dicho patrimonio, de modo que el público lo valore y establezca algún tipo de identidad.

¿Por qué se afirma que la comunicación es el sistema activador del patrimonio cultural?

Se entiendo por “activación” a la forma en “que se media entre los recursos patrimoniales y la sociedad para potenciar un uso responsable, provechoso, atractivo y efectivo capaz de aunar la preservación de los bienes culturales con su disfrute integral por parte de los usuarios”. Este enfoque tiene como foco difusión y comunicación bajo un mismo paraguas, evitando resultados disfuncionales o desproporcionados

¿Por qué se habla de activación?

El término implica un cambio de paradigma en la percepción del patrimonio al entenderlo como un producto y no sólo como un recurso.

En este caso, la activación es la elección y materialización física de servicios y elementos de mediación que facilitan la relación de los bienes con el público, lo que favorece la decodificación, presentación y difusión de los valores y la información que contiene.

El término “activación” también se utiliza como actualización de la idea tradicional de “puesta en valor”, toda vez que se asume que el patrimonio ya posee un valor que lo justifica como tal.

Es precisamente el conjunto de actividades y elementos de mediación lo que se considera un producto cultural y no el bien físico o material, es decir, que el valor lo tiene la experiencia del público.

En este caso los objetivos de la activación son:

1. Objetivos Identitario: Cuando la manifestación material o inmaterial se activa generar identidad para un colectivo grupal o social específico.

2. Objetivos Económicos: para generar beneficios económicos que sirvan para mejorar la experiencia

3. Objetivos educativos y culturales: para consolidar procesos educativos dentro del eje aprendizaje – cultura

¿Cómo es el proceso?

Las etapas de acción son: Investigación, planificación estratégica y posteriormente la ejecución de la difusión cultural y de la comunicación.

1. Investigación: en esta etapa se debe responder a tres cuestiones fundamentales: Porqué, qué y quién. Esto permite conocer el recurso (producto) que se pretende activar, así como el público objetivo a quien se dirige la estrategia global.

2. Planificación estratégica: se deben integrar todos los mensajes y la mezcla de medios a utilizar para transmitir una identidad sólida, diáfana y coherente, como resultado del abordaje del patrimonio. Responde al cómo, dónde y cuándo.

3. Difusión: se trata de utilizar un enfoque conjunto en el que confluyen tres disciplinas: La didáctica, la divulgación y la interpretación del patrimonio, que en cualquier caso deben garantizar la accesibilidad al patrimonio cultural.

En resumen se trata de un proceso que garantiza la visibilidad y la amplificación del mensaje en el que se armonizan múltiples técnicas que van desde la simple expresión de datos, hasta las acciones más mediatizadas e interactivas propias de estos tiempos (desde un volante, pasando por internet, las redes sociales, hasta las experiencias de realidad aumentada 0 3D.)

Hemos resumido cada paso en el siguiente esquema:

Esquema Com. Global Patrimonio
Esquema Com. Global Patrimonio – andARTE

Referencias: Mateos Rusillo, S. M. (2009). Comunicación del Patrimonio Cultural. Barcelona: Eureca Media, SL. y Universitat Oberta de Catalunya.

Mateos Rusillo, Santos M. (2008). La Comunicación Global del Patrimonio Cultural. Guijón: Ediciones Trea. S. L.

 

Leonardo Hernández H. 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *