Anna Valls: “La Conservación Preventiva debería emplearse como estrategia común de planificación”

Anna Valls (Trabajos de restauración)

Como parte de nuestra misión didáctica sobre arte, cultura y patrimonio, entrevistamos a una amiga y colaboradora de andARTE Anna Valls, quien se dedica profesionalmente a las actuaciones de restauración y conservación de bienes culturales.

Compartimos su visión y comentarios, sobre la labor de “Conservación – Restauración“, sobre su significado y los retos actuales de esta profesión.

andARTE – ¿Cómo definirías el trabajo de Restaurador?

A.V. – Mucha gente no conoce muy bien nuestra profesión, actualmente es nombrada como “Conservador Restaurador de Bienes Culturales” este término es bastante reciente ya que no empezó a usarse hasta la década de los 80 en un documento publicado en el Congreso de ICOM de Copenhague de 1984 “ El Conservador–Restaurador una definición de la profesión”. En pocas palabra, podríamos definirnos como los que custodian la conservación, prevención y restauración de bienes artísticos y culturales.

La variedad con la que se presentan los bienes artísticos y culturales exige una mayor especialización dentro de cada sector. Las áreas de especialidades generales que encontramos actualmente son: escultura, pintura, documento gráfico, arqueología y la arquitectura. Y dentro de ellas encontramos técnicas más específicas como el mobiliario, los metales, la madera policromada, la piedra, el vidrio, los textiles, la pintura mural, la pintura de caballete, la fotografía, el dibujos y gravados, los libros y encuadernaciones, los textos impresos y manuscritos, el arte contemporáneo, fílmico y sonoro, la conservación preventiva.

Anna Valls Restaurando

La labor del Conservador Restaurador requiere un amplio conocimiento y sensibilidad para cada obra las cuales contienen una serie de datos y mensajes históricos, estilísticos, iconográficos, tecnológicos, intelectuales, artísticos y culturales que deben documentarse y difundirse a la sociedad. 

Nuestro trabajo consiste en realizar una diagnosis exhaustiva, a través del estudio històrico-artístico y científico de la obra, usando metodologías necesarias para obtener información de los materiales integrantes, así como su composición, estructura y la historia conservativa del objeto en cuanto a sus intervenciones anteriores, procedencia, estado de conservación y patologías.

Estos procesos son necesarios para poder determinar que tratamiento seria necesario para la preservación de la obra, los criterios de intervención se basan en el código deontólogico elaborado por la ECCO (European Confederation of Conservator – Restorer’s Organization). Los principales se basan en la mínima intervención respetando la integridad de la obra mediante el uso de materiales reversibles, la afinidad con los materiales constitutivos haciendo posible su correcta lectura, sin crear falsos històricos.

Completamos el proceso con un programa de mantenimiento posterior para que no se degrade en el tiempo, aportandole un futuro asegurado. Estas medidas para su conservación se realizan a través del control medioambiental de la humedad relativa, la temperatura, la iluminación y las condiciones de polución. Así como también, la manutención del edificio, las instalaciones, y la manipulación de esta (embalaje y transporte).

andARTE – ¿Qué dificultades te encuentras en el mercado o en el ámbito de tu profesión?

A.V.  El mayor problema es el “intrusismo profesional”, desgraciadamente hoy en día las intervención realizadas por gente no especializada en el campo de la Conservación-Restauración de Bienes Culturales comporta la destrucción de obras de arte así como la falsificación que afecta a la memoria histórica en común.

El ámbito de la conservación de bienes culturales no está contemplado, muchas veces aparece en proyectos como un proceso auxiliar de colaboración, generándose interpretaciones erróneas sobre nuestra profesión que no benefician ni la labor,  ni el patrimonio; por eso es necesario una acción de concienciación social compleja y multidisciplinar que requiere del trabajo en equipo.

andARTE – ¿Qué opinas del valor o inclusión que se le da a tu profesión y conocimientos? ¿Cuál es tu visión de futuro en cuanto a la profesión de restauración?

A.V. – La disciplina de conservación y restauración del patrimonio se enfrenta a nuevos retos y objetivos

Anna Valls (Trabajos de restauración)
Anna Valls (Trabajos de restauración)

complejos, especialmente por el volumen de materiales que hay que conservar y los escasos recursos disponibles.

Necesitamos más reconocimiento profesional por parte de las instituciones, administraciones y público en general,

nos encontramos con un desconocimiento sobre nuestra profesión. A parte, hoy en día la comunicación de los medios es muy limitada y no acaba de especificar la profesionalidad del conservador-restaurador, su reconocimiento requiere de una mayor participación e interés , así como una transferencia de conocimientos sobre nuestra tarea.

Un buen método para proteger y conservar el patrimonio cultural seria utilizando medidas de difusión y didáctica. Conservar nuestro patrimonio con medidas sencillas, utilizando el sentido común, facilita una adecuada conservación del entorno y del desarrollo cultural, social y económico. Proponer medidas de seguimiento y control de riesgos, significa anticiparse al problema, este concepto se denomina Conservación Preventiva y debería emplearse como estrategia común de planificación en ámbitos culturales y políticos.

Quisiera resaltar que el arte no se limita sólo a los museos, sino que se encuentra en nuestros entornos naturales e urbanos; por lo tanto, debemos sensibilizar al público y conservarlos “in situ” para que no pierdan su autenticidad, su sentido. En última instancia, esto genera conciencia de la importancia que tiene salvaguardar el patrimonio común y así, evitamos su olvido o su desaparición.

Entrevista realzada por andARTE el 18 de julio 2015

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *